Desde la cordillera del Líbano hasta el Estado de las Montañas

Durante casi cuatro décadas, los sureños yacimientos de carbón de Virginia Occidental enviaron a un árabe-americano al Congreso. En el puesto desde 1977 hasta 2015, Nick Rahall sigue siendo el miembro de ascendencia árabe que más tiempo ha servido al gobierno en la historia americana. Sus abuelos llegaron a Beckley del Líbano a principios del siglo XX como parte de una pequeña ola de inmigrantes a Virginia Occidental proveniente del Imperio Otomano, que ahora constituye Líbano y Siria. Aunque conforman una porción relativamente pequeña de la población del estado, los inmigrantes de Virginia Occidental provenientes del Levante Mediterráneo tuvieron un papel importante en la historia comercial y religiosa del estado.

Mientras que muchos migrantes de Europa y el sur de América vinieron a Virginia Occidental por razones económicas, se sobreentiende comúnmente que los inmigrantes libaneses y sirios vinieron para buscar refugio de la persecución religiosa bajo el reino otomano.

La gran mayoría de inmigrantes eran cristianos, trayendo consigo sus tradiciones religiosas de la Iglesia oriental (u ortodoxa). Estas confesiones y sus iglesias de ladrillo y mortero son algunas de las influencias levantinas más obvias en Virginia Occidental. La concentración de inmigrantes ortodoxos de Líbano y Siria era tan grande en el siglo XX que la Catedral de San Jorge en Charleston permanece como centro administrativo de la Diócesis de Charleston, Oakland, y de la Mid-Atlantic en la Iglesia ortodoxa antioquena, que monitoriza los estados de Delaware, Pennsylvania, Virginia, Virginia Occidental y Washington DC.

El altar de la Catedral Ortodoxa de San Jorge en Charleston, Virginia Occidental. A través de St. George Cathedral.

En 1905, el mismo año en que la parroquia ortodoxa de San Jorge fue consagrada en Charleston, la comunidad de católicos maronitas en Wheeling había crecido lo suficiente como para atraer la atención del obispo católico de Wheeling, el reverendísimo Patrick Donahue. Aunque no pertenece al mismo rito latino que el catolicismo romano, la Iglesia maronita conserva plena comunión eclesiástica con la Iglesia romana de Occidente como una confesión oriental del catolicismo. El obispo Donahue escribió al jefe de la Iglesia maronita en Líbano para hacer traer a un sacerdote maronita para servir a la comunidad libanesa en Wheeling. Un cura llegó en 1906 y una nueva iglesia fue construida en 1922. Reconstruida después de un incendio devastador en 1932, la Iglesia de Nuestra Señora del Líbano todavía es el centro de la comunidad libanesa de Wheeling.

Además de las comunidades ortodoxas antioquinas y maronitas católicas, aunque a nivel local, un número significativo de melquitas sirios se asentó en Parkersburg a principios del siglo XX. A pesar de que no es lo suficientemente grande como para garantizar su propia feligresía, la comunidad siria en el East End the Parkersburg influyó a la parroquia católica romana de San Javier, inclusive el nombramiento de un sirio americano como sacerdote. También contribuyeron al tejido mercantil y civil de la ciudad, abriendo almacenes de barrio y formando el Club Sirio-Americano de Protección Social, un club étnico en Mary Street.

Moses Nedeff, inmigrante sirio en su tienda de abarrotes en 7th Street en el East End de Parkersburg. A través de WV Division of Culture and History.

Aunque la mayoría de los migrantes árabes de Virginia Occidental y sus descendientes son cristianos, los inmigrantes sirios fundaron la Asociación Islámica de Virginia Occidental en Charleston en 1972. La organización cuenta ahora con cinco centros distribuidos a lo largo del estado.

El papel de los inmigrantes libaneses y sirios en el comercio local no fue exclusivo de Parkersburg. A través de Virginia Occidental y de los estados colindantes, muchos inmigrantes levantinos ascendieron de vendedores itinerantes en “campos de carbón” (zonas residenciales cerca de las minas de carbón donde vivían los trabajadores) a dirigir sus propios almacenes y tiendas a nivel local. Esta tradición fue continuada por generaciones posteriores. La cadena de tiendas de descuentos Gabe’s (anteriormente Hermanos Gabriel), popular a nivel regional, fue fundada en Morgantown por los hijos de un inmigrante libanés que vendía sobrecostes en una pequeña tienda en el condado vecino de Fayette, Pennsylvania.

Otro hijo de un comerciante libanés, Fred Haddad, dirigió Heck’s, un gran almacén radicado en Charleston, y lo convirtió en una de las tiendas de descuentos con el crecimiento más rápido de la nación a mediados de los 1980. Mientras que la cadena se declaraba en bancarrota en la década posterior a la jubilación de Haddad, en su apogeo Heck’s era la única compañía de Virginia Occidental listada en la Bolsa de Nueva York. El Parque Ribereño Haddad, junto al río Kanawha, fue nombrado en su honor.

De todos modos, el patrimonio de los inmigrantes libaneses y sirios del Estado de las Montañas no se mantiene vivo sólo a través de grandes almacenes y parques tocayos.

Iglesia de Nuestra Señora del Líbano en Wheeling, Virginia Occidental.

Surgido como una colecta de fondos para reconstruir la Iglesia de Nuestra Señora del Líbano de Wheeling después del incendio de 1932, el Festival Libanés de la parroquia ha sido celebrado en el Parque Oglebay de Wheeling desde entonces. Comida libanesa y música y baile tradicionales incluidos, el festival sigue siendo un evento popular entre ambas familias de ascendencia libanesa y otras del Valle Ohio que vienen por la comida y el entretenimiento.

El Festival Libanés de Wheeling cuenta con música y bailes tradicionales cada verano. A través de Lebanese Fest.

Mientras que la mayoría de inmigrantes levantinos de Virginia Occidental llegaron entre 1890 y 1940, grupos más reducidos y familias siguieron asentándose en la región. Estos inmigrantes continuaron contribuyendo a las comunidades a las que llaman su hogar, a menudo abriendo pequeños negocios, como el Chams Lebanese Cuisine de Parkersburg, copropiedad de los hermanos Rick Helou y Chams Ekelman.

Los inmigrantes libaneses y sirios y sus descendientes conforman un pequeño porcentaje de la población de Virginia Occidental, aunque su temprana labor instituyendo iglesias y negocios tuvo un gran impacto en el estado. La popularidad de sus festivales y restaurantes locales sigue influyendo la cultura de las ciudades y pueblos a los que llaman su hogar.


Suscríbete a The Patch, nuestra circular, para mantenerte al día con nuevos artículos de expatalachians y noticias en torno a Appalachia.

Nick Musgrave se fascinó en un principio con la historia de Virginia Occidental durante su infancia en Parkersburg. Sigue leyendo, investigando y escribiendo sobre el pasado del Estado de las Montañas desde su natal Wheeling. Si quieres más historia y un poco de escarnio político, síguele en Twitter: @NickMusgraveWV.